Sus comienzos

“Ser emprendedor”

“Un emprendedor debería ser un soñador con la capacidad de imaginar nuevas oportunidades, y la audacia, dedicación y esfuerzo para llevarlas a cabo.”

Hugo Sigman, Premio Endeavor, 2013. 

Hugo Sigman es un empresario dedicado a la industria farmacéutica, agroforestal y cultural, con destacados reconocimientos por su labor emprendedora y dirigente. A pesar de la diversidad de rubros que aborda su grupo empresario, él está convencido de la relación entre ellos: “Son bastante parecidos porque tienen los mismos valores, los mismos principios y todo lo hacemos con dignidad del trabajo.”

Egresado de la carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires en 1969, año en el que también finaliza sus estudios en psicología social en la Escuela dirigida por el Dr. Pichon Rivière, Sigman realizó la residencia en el Hospital Aráoz Alfaro en la provincia de Buenos Aires, donde se desempeñó como Jefe de Residentes y de Emergencias en Psiquiatría.

En 1976, y debido a las circunstancias políticas del país, se radica en España junto a su esposa, Silvia Gold, y su primer hijo. Su llegada allí no fue del todo voluntaria: en aquellos tiempos la psiquiatría en Argentina era percibida como sinónimo de insubordinación y rebeldía.

Una vez en Barcelona, obtiene una beca en el Hospital Clínico bajo la dirección del profesor Juan Obiols, con el apoyo del Instituto de Cooperación Iberoamericano. Para Sigman era un sueño. Seis meses después de su llegada a España, uno de los psiquiatras catalanes más destacados le propuso trabajar con él. “Era un hombre extraordinario, de gran generosidad”, suele comentar el empresario.


De psiquiatra a empresario

En España, inicia un máster en ESADE que significó un gran desafío para alguien como Hugo Sigman, un médico que aún no contaba con experiencia corporativa. Gracias al impulso de su suegro, Roberto Gold –que en Argentina era un referente de la industria farmacéutica–, comienza a involucrarse en esa industria.

Fue así como desde el país ibérico, el matrimonio de Hugo y Silvia se embarca en un nuevo y desafiante camino: comenzar a abastecer a los laboratorios de la Argentina de principios activos que no disponían. Rápidamente logran diferenciarse porque los comercializadores tradicionales no tenían formación científica. Además, a Hugo le entusiasmaba la idea de adelantarse a las prácticas estrictamente comerciales y tratar de vislumbrar con años de anticipación los productos que podrían necesitarse en el mercado.

Como consecuencia, en 1977 nace Chemo, una empresa del sector químico-farmacéutico y la primera de lo que luego sería Grupo Insud. Su objetivo era producir medicamentos genéricos de alta calidad a un precio accesible.

hugo-sigman-grupo-insud-oficinas-chemo-1977

La primera oficina de Chemo cuando Hugo Sigman y Silvia Gold daban sus primeros pasos como empresarios en la industria farmacéutica.

En los años 80, el matrimonio regresa a la Argentina para continuar el camino que habían iniciado en Europa.

En la actualidad, Chemo está presente en más de 40 países, posee 15 plantas químicas e industriales, y 9 centros de investigación y desarrollo; comercializa una amplia cartera de productos bajo marcas propias a más de 1.200 laboratorios en todo el mundo.

 

Mapa presencia global de Chemo

Mapa presencia global de Chemo

mapa-presencia-global-chemo
Mapa presencia global de Chemo