Primera Edición
07/08

Alentadora inversión

El viernes se dio inicio a la obra de la nueva planta de energía por biomasa forestal que funcionará en Gobernador Virasoro (Corrientes). La vecina provincia consiguió que el Grupo Insud invierta 60 millones de dólares de capitales privados en una primera etapa para generar energía.

Mientras en Misiones debatimos sobre las posibilidades y nos lamentamos porque la Nación no incorpora los proyectos presentados para ser financiados con recursos federales, Corrientes buscó inversores privados y los ayudó con medidas fiscales para que den trabajo a correntinos a pocos kilómetros de nuestra provincia.

La obra tiene también una particularidad: la empresa Pomera, integrante del Grupo Insud, había sido perjudicada seriamente por un incendio en sus instalaciones en 2014. Lejos de cerrar e irse tal vez a otro lugar, decidió invertir esa cifra millonaria para volver a contribuir a Virasoro.

El Grupo Insud comprende un grupo de empresas con actividades en diferentes negocios y de capitales 100% nacionales. En la actualidad se encuentra presente en 37 países. Entre las empresas que la integran se encuentran: Chemo y PhamADN (ciencias de la vida); Solantu; Hotel Puerto Valle y Yacaré Pora (naturaleza y diseño); Capital Intelectual y K&S Film (información y cultura); Garruchos Agropecuaria, Los Murmullos y Pomera SA (agroforestal), Mundo Sano (responsabilidad social).

Con los 40 MW por hora de energía en forma sustentable de capacidad de la nueva planta, sería la mayor generadora eléctrica a partir de residuos forestales del país. “Generará la mitad de energía que hoy se produce en Corrientes a través de usinas abastecidas con gasoil. Y se estimulará el desarrollo de agregado de valor en toda la región forestal entre Corrientes y Misiones. Representará un cambio productivo muy importante para el desarrollo industrial”, destacaron desde el Gobierno correntino.

Un ejemplo de decisión política que necesita replicarse en la tierra colorada antes que seguir pensando en mega represas que provocan daños irreparables a las comunidades.

 

 

Nota original