responsabilidad empresaria

Hugo Sigman, el empresario detrás de la vacuna de Oxford: “Es una epopeya latinoamericana”

Hugo Sigman dueño de Grupo Insud, dialogó con el equipo de Cada Mañana tras el anuncio de que Argentina producirá la vacuna de Oxford contra el coronavirus.

 

 

AstraZeneca no tenía para producir la vacuna y se contactó con la Fundación Slim y nos pidió a nosotros que fabriquemos el principio activo y que el laboratorio mexicano Liomont haga los viales. Lo pidió con una característica, que es que hagamos la producción a riesgo”, aseguró Sigman.

Según explicó, “la vacuna pasó fase 1 y fase 2, pero están haciendo la fase 3, que es probar si en efectiva o no. Para no esperar, AstraZeneca le pidió a las compañías que trabajen a riesgo. Es decir que si la vacuna se aprueba se va a vender, sino se va a tirar lo que se hizo”.

Al explicar esto, Sigman remarcó que desde el laboratorio “estamos asumiendo un riesgo importante. Como compañía estamos produciendo sin considerar los costos hasta tanto la vacuna se pueda vender. La aprobación seguramente va a estar en diciembre o enero, pero nosotros la vamos a empezar a producir ahora. Haremos un máximo de 250 millones de dosis para toda Latinoamérica a excepción de Brasil”.

“Si no se aprueba la vacuna, se tendrá que destruir”, reiteró el fundador del Grupo Insud, quien aclaró que “esta fue una negociación entre privados, ningún gobierno jugó ningún papel.

AstraZeneca se nos acercó y entendió que la nuestra era la mejor fábrica. Hicieron todas las averiguaciones y verificaron las condiciones tecnológicas y la adecuación de las instalaciones”.

La importancia del “patrimonio científico” argentino

Sigman habló sobre la elección de nuestro país para producir la vacuna y remarcó que “esto no hubiera sido posible sin la calidad científica de nuestra gente. Quien dirige mAbxience, la planta en la que se producirá la vacuna, es un científico argentino, Esteban Corley, que me acompañó en toda la negociación. No hubiera sido posible sin este nivel científico”.

“Como argentino me siento muy feliz de encontrar este patrimonio científico en nuestro país”, aseguró el empresario, que se mostró optimista “de que el estudio clínico salga bien y sea la primera vacuna que se apruebe en el mundo. Es una epopeya latinoamericana. Si la vacuna se aprueba, es una oportunidad que le agradezco a la vida, para que todos los compatriotas latinoamericanos la tengamos al mismo tiempo”, manifestó.

Por último, Sigman reveló dónde será el corazón de la fabricación de la vacuna de Oxford que podría salvar al mundo: “En Garín, en el partido de Escobar. Es el polo biotecnológico más importante de Latinoamérica”.

Nota publicada en el sitio de Radio Mitre.