Diario León , 25/05/2016, Mabxience

ciencia

mAbxience lanza dos productos y quiere llegar a 102 contrataciones en Léon

El 90% de los trabajadores de esta fábrica, con inversiones de 34 millones de euros desde el año 2014, son titulados universitarios
La planta de mAbxience en León, dedicada a la fabricación de biosimilares, arrancó recientemente su actividad con los dos primeros productos -de los seis que se pretenden fabricar en esta planta- y 80 trabajadores. Sin embargo, la apuesta de la compañía por esta factoría va más allá y ya se piensa en incrementar tanto su actividad como su plantilla, hasta llegar a las 102 personas a finales de este año o en el primer trimestre del próximo año.
Así lo declaró hoy el fundador de la empresa, Hugo Sigman, que recibió al alcalde de León, Antonio Silván, y al delegado de la Junta en León, Guillermo García, entre otras autoridades. Por el momento, se está trabajando en dos productos, en concreto uno que se destina para el tratamiento de artritis reumatoidea, y otro para un tipo de cáncer de la sangre como es el linfoma. Está previsto que el primer medicamento biosimilar desarrollado íntegramente en la planta leonesa pueda salir al mercado a finales de 2018.
La intención de la compañía es continuar creciendo “controladamente” hasta alcanzar la producción de seis productos, que Sigman recordó que tienen un desarrollo “muy lento” porque desde el inicio de la producción hasta su llegada al mercado suponen “muchos años”, en especial como consecuencia de los controles de las entidades farmacéuticas.
Sigman puso de relieve la cualificación de los trabajadores integrados en esta fábrica, el 90 por ciento de los cuales son titulados universitarios, además de que el 80 por ciento son residentes en León. “Esta ciudad tiene una historia científica apasionante con la herencia de Antibióticos, que generó en su momento un patrimonio científico muy grande” y que ha permitido la incorporación a mAbxience de muchas personas anteriormente trabajadoras de Antibióticos. “Con esta tradición y su universidad, no es necesario recurrir a personas de fuera de León para este trabajo técnico y científico”, añadió.
Sin embargo, Sigman explicó que los productos biosimilares representan “una gran contribución” para mejorar la salud de las personas, pero tienen “un problema de accesibilidad muy grande” dado su alto coste con precios que oscilan entre 60.000 y 80.000 euros por año y paciente. Con la presencia de los genéricos, se genera “una batalla” porque los productos que hoy tienen la exclusiva “tratan de defender su situación” y de poner “piedras en el camino” del desarrollo de los genéricos. “Hay como una campaña de desprestigio de los genéricos”, insistió Sigman.
Por su parte, el alcalde de León, Antonio Silván puso de relieve el compromiso “demostrada” la apuesta y voluntad de esta compañía que ha invertido en esta planta, desde el año 2014, más de 34 millones de euros de inversión. “Que tengamos en León un referente internacional en investigación y desarrollo de los biosimilares es un motivo de satisfacción y de transmitir a los leoneses y a los miembros de la sociedad que juntos podemos trabajar y ser muy competitivos en un sector que tiene una trayectoria histórica en León”.
Silván insistió en que la ciudad de León es “un ecosistema bio” que tiene la “clave” internacional de tal importancia de una ciudad que “quiere mirar al futuro” y, al mismo tiempo, que “el mundo la mire como una ciudad moderna y de vanguardia” en la que este sector bio es “un referente en actividad económica y productiva”.
mAbxience es la primera planta de Europa que ha implementado la tecnología Single-Use en la mayor parte de su procesos, desde la descongelación del banco celular hasta el momento de purificación y formulación del producto final, pasando por el cultivo y la preparación de todos los medios y soluciones necesarias. Para ello, utiliza biorreactores desechables, lo que aporta una doble ventaja. Por un lado, mayor flexibilidad, permitiendo el cambio de producto en un tiempo récord y, por otro, anula cualquier posibilidad de que exista contaminación cruzada a lo largo de este proceso.
Además, la utilización de esta tecnología permite un ahorro significativo en los recursos consumidos durante los procesos de producción. Principalmente, se reduce el consumo de agua y agentes limpiadores, que cae un 80 por ciento y un 90 por ciento, respectivamente, al no ser estos necesarios para la limpieza de los reactores, lo que permite disminuir el impacto medioambiental de las instalaciones.
El proyecto ‘Planta de producción biotecnológica’ ha sido cofinanciado con Fondo Europeo de Desarrollo Regional, y la Junta de Castilla y León, a través de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial, dentro de las subvenciones de Incentivos de Especial Interés. La planta de León es una de las principales instalaciones en el desarrollo bio-farmacéutico de Europa con tecnología Single-Use plenamente integrada. Sus instalaciones ocupan una superficie de 5.500 metros cuadrados.

Ver nota web